Misión compartida en comunidad claretiana de Jacobacci

2Hace cinco meses se realiza en Ingeniero Jacobacci, Argentina, una experiencia de voluntariado en la que dos jóvenes laicas se incorporaron a la vida y misión de la comunidad claretiana. A fin de evaluar la experiencia el grupo realizó un retiro de reflexión los días 21 y 22 de julio.

La localidad de “El Bolsón”, sus blancas montañas y lagos y la música de los arroyos permitieron un diálogo entre laicos y consagrados y una oración por las vivencias y búsquedas personales y comunitarias a la luz de la Palabra de Dios.

Fue una mirada y evaluación agradecida y desafiante, pero también necesaria para dar impulso a la segunda etapa y profundizar las opciones pastorales y, sobre todo, el modo de vivir en misión compartida.

Durante la jornada se repitieron conceptos como “presencia”, “cercanía” y “acompañamiento” para expresar el compromiso de un estar concreto ante la preocupante situación de los más pobres y excluidos en los barrios del pueblo y en la zona rural. Se habló de escucharlos en sus necesidades, consolarlos en sus sufrimientos, ayudarlos en sus luchas y apoyarlos solidariamente en sus búsquedas de justicia. Aprender de sus silencios y abrazar sus historias y realidades con el mismo amor que Jesús tuvo para con los pequeños y abandonados.

Los miembros de la comunidad renovaron el compromiso de profundizar la experiencia de misión compartida, con mayor atención a la configuración de una espiritualidad que dé lugar a la riqueza que brindan los seguimientos personales de Jesús.

Confiados que este andar de la mano con Jesús y formarse juntos según las opciones pastorales darán consistencia a la identidad de ser comunidad misionera claretiana, más expresiva y fiel al querer del Dios que invitó a tal aventura. Manifestaron estar convencidos que es una propuesta válida para proyectar la vida que contiene en sí misma ganas de arrojarse más adelante, construir algo y abandonarse a l@s otr@s y a otra causa mayor… Caminar con la certeza de que con Dios todo es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *