Finalizó experiencia “La Fragua”

En España finalizó la experiencia denominada “La Fragua”, en la que participaron 11 misioneros claretianos para profundizar en las raíces de la vocación claretiana. Nuestra provincia estuvo representada por David Quilodrán y Fabián Husto.

Fueron setenta y cinco días en Los Negrales, Madrid, tras los cuales se compartieron algunas experiencias vividas:

Han sido dos meses y medio de gracia y de bendición que despertó desde el comienzo una actitud general de agradecimiento: a Dios como dador de todo don y protagonista; a la Congregación que nos ofrecía este instrumento de renovación carismática; a la Provincia de Santiago que generosamente pone a disposición tantos medios; a todos los Organismos y comunidades locales que han favorecido y posibilitado que pudiéramos disponer de este tiempo y de los medios necesarios para realizar la experiencia

La buena disposición inicial de todos los participantes permitió que desde el principio se creara el ambiente adecuado para vivir la experiencia. No ha faltado interés, participación y alegría a lo largo de este tiempo. Y, aunque las cosas del Espíritu no son mensurables con procedimientos de ciencias exactas, podemos testificar que después de haber regado nuestras raíces, en su momento llegarán las flores y frutos para alimento de muchos.

Hemos sido visitados por personas muy señaladas. Por nuestra Fragua pasaron el P. General, Mathew Vattamattam; Mons. Aquilino Bocos, nuestro flamante cardenal; el P. Gonzalo Fernández como responsable último de esta iniciativa; diversos miembros de la Familia Claretiana y muchos otros en calidad de expertos, de hermanos o de amigos. Sobra decir tiene que cada uno de ellos aportó una luz -y también una emoción- con sus palabras y con sus testimonios. Su presencia hizo sentirnos importantes. Muchas gracias a todos.

No es este el lugar de repasar la temática de nuestra Fragua. Pero sí es una buena ocasión para señalar la validez y conveniencia de este instrumento con el que contamos, que se revalida una vez más como motor capaz de impulsar los procesos de transformación que nos pedía el Espíritu a través del último Capítulo General de la Congregación. Las evaluaciones y las comprobaciones que hemos realizado así lo confirman. Esperamos que esta prueba de validez siga siendo promovida por los miembros de nuestros Organismos y por sus responsables.

Juan Carlos Martos cmf

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *