Comunidad de Niebla, Chile

La historia.

En realidad nadie sabe quién le puso este nombre a la localidad costera de la Región de los Ríos. Pero dijo una verdad muy grande. En Niebla llueve trece meses al año, los días nebulosos hacen que la gente se cale el sombrero hasta el cuello. Pero los días de sol son una gloria.

El ancho río se abraza a manotazos con el mar y los turistas hacen lo mismo pero con más ternura  desde la Playa de los Enamorados. Allá por el siglo XVII los que se adueñaron de esa tierra levantaron fuertes guerreros erizados de cañones porque por la mar océana andaban navíos con bandera extranjera buscando agua dulce, maderas y ganado menor. Acá los llamaron piratas. En Inglaterra los hacían “sires” y los condecoraban como beneméritos del reino. Por eso está en Niebla el fuerte llamado   “Castillo de la Pura y Limpia Concepción de Manforte de Lemus”, hoy día un museo digno de conocer. El pueblo tiene unos tres mil habitantes que en verano se multiplican porque la tranquilidad del lugar, la cercanía con la ciudad de Valdivia (unos 20 km), las playas amenas y especialmente la vista del paisaje y las comidas marineras  congregan a mucha gente. Al interior la población se disemina en localidades como  Los Molinos, Caleta Bonifacio, Pilolcura, San Ignacio, Playa Rosada, La Misión, Calfuco, Curiñanco y Los Pellines. Allí habitan lugareños que labran porciones de tierra, crían algún ganado y muchos de ellos conservan la cultura mapuche de sus ancestros.

Presencia claretiana.

Estudiando el mapa religioso del país, los claretianos ofrecieron ayudar en la evangelización de esa zona al obispo de Valdivia,aunque sin tener responsabilidades de párrocos, sino como misioneros. La razón fue porque era una de las diócesis más desprovistas de clero propio y con amplias zonas un tanto desatendidas social y eclesialmente. El obispo abrió un mapa y señaló un lugar: la atención pastoral  la costa valdiviana, con sede en Niebla y atendiendo las comunidades humanas de todo el sector y echando una mano también a la vecina parroquia de Corral, al otro lado del río. El año 2008 los claretianos llegamos al lugar.

Dirección:

COMUNIDAD
Calle del Castillo, esq. Velásquez de Cobarrubias
Niebla.
Casilla 520 – Valdivia
Tel. (56) 63 228 26 69
Web. claretianosniebla.wordpress.com

Misioneros Claretianos:

 

David Quilodrán
David Quilodrán
Carlos Vargas
Carlos Vargas

Comentarios

  1. Padre Agustín Cabré, este misionero, atendía nuestra comunidad en Santa Ana, cerca de Talagante, por la década de los ochenta. Yo el año 1980 realizar mi primera comunión y el padre Agustín me ayudó en mi primera confesión antes de comulgar. Un abrazo y muchos cariños del hermoso trabajo que hicieron por estos lugares. Conocimos muchos sacerdotes con los cuales compartimos y muchos seminaristas. El primer sacerdote claretiano que nos asistía espiritualmente en nuestra comunidad Padre Antonio, cura español de sotana, ya muy anciano antes de los ochenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Single Column Posts

Single Column Posts Subtitle

Declaración del Encuentro del Gobierno General con los Gobiernos de los Organismos de América (MICLA)

Finalizó en Medellín, Colombia, la reunión del Gobierno General con los Gobiernos de los Organismos Mayores de los Misioneros Claretianos...

En Buenos Aires se realizó una Escuela Bíblica Claretiana de Mujeres

Entre los días 30 de noviembre y 1° de diciembre alrededor de 30 personas de distintas comunidades de Argentina se...

Comenzó el encuentro del Gobierno General con los organismos mayores de América

En Medellín, Colombia, se realiza desde el día 2 de diciembre, una reunión del Gobierno General con los Gobiernos de...

Nuestra provincia participó en encuentro continental de Solidaridad y Misión

Fernando Guzmán, integrante del equipo provincial de Solidaridad y Misión participó en un encuentro del Equipo Coordinador de SOMI de...

Profesión Perpetua de Ronell Recomono

El 23 de noviembre de 2019 se realizó en la Parroquia del Inmaculado Corazón de María de Montevideo, Uruguay, la...