Virgen del Pilar fue entronizada en Basílica de Santiago

100_9154_1Una pequeña imagen de Nuestra Señora del Pilar, traída directamente de su basílica en Zaragoza, fue entronizada en la Basílica del Corazón de María en Santiago de Chile.

La iniciativa surgió de la Colectividad Aragonesa de Chile, inspirada en el deseo de honrar la advocación mariana patronal del gran numero de misioneros que vinieron de España a establecer la congregación claretiana en América y extenderla a partir de Chile. Ello, inspirados en el carisma evangelizador “para todo el mundo” que Claret legó a sus hijos, entre ellos al Venerable P. Mariano Avellana, a quien los aragoneses consideran uno de sus coterrános ilustres.

Por ello la pequeña efigie de “la Pilarica” –como la llama cariñosamente el pueblo hispano- fue colocada a los pies de la imagen de san Antonio Mª Claret que preside un altar de la basílica santiaguina.

Emotivos rasgos y recuerdos

La ceremonia se realizó dentro de una eucaristía en adhesión a las celebraciones del Pilar en Zaragoza, al culminar los actos por su fiesta del 12 de octubre. A ella asistieron representantes de más de una decena de instituciones españolas afincadas en Chile, encabezados por el Cónsul General de España don Juan Carlos Sánchez Alonso, y el Consejero de la Embajada don Carlos Tortuero Martín.

La eucarístía fue presidida por el párroco del Corazón de María, P. Fernando Vega, cmf, y concelebrada por el capellán de las colectividades españolas, P. Miguel del Cerrro, sch.p, quien inició una emotiva homilía recordando el papel que al comienzo de la Guerra Civil Española de 1936-39 cupo a los religiosos escolapios junto a nuestros Mártires Claretianos del seminario aragonés de Barbastro, quienes fueron recluidos en el salón de actos de su colegio. De allí los sacaron en sucesivos grupos para consumar su sacrificio. De su admirable temple dejaron numerosos testimonios en el recinto, los que hoy forman parte del Museo barbastrense de los Mártires. El P. Del Cerro ilustró asimismo rasgos relevantes de la devoción del Pilar como una de las más antiguas del Cristianismo, habiendo surgido en sus primeras décadas. Según la tradición, la Madre de Dios se apareció aún en vida terrena al apóstol Santiago, sobre un pilar como los conquistadores romanos destacaban a sus grandes personajes, para confortarlo y animar su primera evangelización de España.

La entronización incluyó una canción típica aragonesa a su Patrona, y concluyó con el Himno Nacional de España. Luego los visitantes recorrieron el Museo Claretiano Chileno, contiguo a la basílica, donde conocieron preciados recuerdos de Claret, del Padre Mariano y de la historia de la Congregación en el país.

1 comentario

  1. Sergio Chacón Espinoza dice:

    Dato ilustrativo:
    “UNA ANTIQUÍSIMA Y VENERADA TRADICIÓN, CUENTA QUE LA VÍRGEN, CUANDO AÚN VIVÍA EN CARNE MORTAL, SE APARECIÓ AL APÓSTOL SANTIAGO EL MAYOR EN ZARAGOZA EN EL AÑO 40.
    ACOMPAÑADA DE ÁNGELES QUE TRAÍAN UNA COLUMNA O PILAR COMO SIGNO DE SU PRESENCIA…
    Según la tradición, descrita por vez primera en el siglo XIII en el códice de las Moralia in Job de Gregorio Magno, la aparición de la Virgen María en Zaragoza se produjo el 2 de enero del año 40, cuando ésta vivía junto al apóstol Juan en Éfeso.
    En este códice, que se conserva en el archivo pilarista, se nomina por vez primera a la virgen con el apelativo «del Pilar».
    El protagonista del suceso habría sido el apóstol Santiago el Mayor, de predicación en la Hispania, quien habría decidido su retorno ante el fracaso de su proselitismo entre los paganos.
    LEVANTADA SOBRE UNA COLUMNA, QUE SE DICE ES LA QUE HOY SUSTENTA LA TALLA DE LA VÍRGEN, ÉSTA PIDIÓ AL APÓSTOL LA ERECCIÓN DE UN TEMPLO.
    POR EL QUE SE CONCEDERÍAN DIVERSAS GRACIAS, ASEGURANDO SU PERMANENCIA HASTA EL FIN DEL MUNDO.
    El actual templo barroco, proyectado por Francisco Herrera el Mozo, conocido como Basílica del Pilar, sirve de custodia de la columna sobre la que se habría aparecido la Virgen María.
    Se trata de un fuste de jaspe coronado por una talla gótica de madera de frutal de 40 cm, obra del taller de Juan de la Huerta hacia 1435, de elegantes plegados y tendencias borgoñonas.
    El 2 de enero se conmemora la fiesta de la Venida de la Virgen, el 12 de octubre es la fiesta del Pilar y el 20 de mayo es la fiesta de la coronación canónica.
    Por eso, los días 2, 12 y 20 de cada mes la imagen aparece sin manto, dejando ver la guarnición semicilíndrica de plata labrada de la columna.

Deje un comentario