Testimonios de jóvenes que participaron en Misiones de Bonifacio y Curiñanco

Estudiantes del Instituto Claret de Temuco que participaron de las Misiones de Verano “Curifacio” 2012, nos comparten sus testimonios de Misión:

«La misión para mí es más de lo que aparentan cuando la nombrar, no es sólo decir, es comunicar a través de palabras y acciones; se debe sentir el deseo de acompañar. Al ver una sonrisa o el brillo en los ojos de alguien, me llena el alma, me hincha el corazón, aunque las primeras veces se sentía el nerviosismo por saber que puedes decir y que no debes decir. Era gratificante el sentir su cariño. Y al final te das cuenta que ya no es sólo caminar para ver a alguien y decir: “Pucha, ya…. Qué lindo es esto, pero me cansé mucho llegando hasta aquí”. Es ir a la casa de esa persona y alegrarte porque es feliz y no importa nada más. Por eso siento que este tiempo de misión me enseñó a creer en el bien, en la inocencia, en lo realmente hermoso y cómo nosotros desperdiciamos tanto de lo que otros estarían verdaderamente agradecidos de tener. Me enseñó a valorar a los que me rodean, a no juzgar a la gente a primera vista; aprendí lo que es tener amigos reales y como Jesús está en mi vida guiándola a cada paso, que nunca me dejará sola y siempre nos acompaña a todos, y que cuando menos lo esperamos Él nos manda un regalito muy valioso y que hay que valorarlo, que la vida hay que disfrutarla un 100%, y aún más.»

Constanza Isabel González Ramírez

Revise otros testimonios en el sitio web de la comunidad claretiana de Niebla

1 comentario

  1. Yos dice:

    que alegría leer a esta joven sabiendo que se arriezga a una experiencia rica en Cristo… felicitaciones a ella y sus compañeros por asumir el llamado y hacerlo con el corazón, un abrazo grande desde la frontera Dominico Haitiana.

Deje un comentario