Saludo en el día del Inmaculado Corazón de María

comunidad-parroquial-entero-1-2Queridos hermanos,

La fiesta del Inmaculado Corazón de María es para nosotros claretianos la celebración de nuestra identidad carismática. Somos misioneros, hijos del Inmaculado Corazón de María (CC 1). Hagamos nuestros los sentimientos del magnificatde María mientras dedicamos gozosamente nuestras vidas a la misión del Señor. Su magnificat manifiesta la inteligencia del corazón que sabía escuchar el llamado de Dios y responder a él con un “fiat” incondicional. Como hijos de su corazón inmaculado, deseamos y cultivamos la sabiduría del corazón para discernir y actuar “según el corazón de Dios” en cada situación de vida.

La inteligencia del corazón incluye y trasciende la inteligencia racional y la inteligencia emocional, y madura en sabiduría espiritual como resultado del abandono confiado de la vida en manos de Dios. Me gusta destacar tres elementos clave en el canto del magnificat que caracterizan el corazón de María, y que son importantes para nuestra propia vida.

  1. Experiencia más profunda de uno mismo. Para poder decir como María, “mi alma proclama” y “mi espíritu se alegra” (Lc 1, 47-48), necesitamos estar anclados en la profundidad de nuestro propio ser. Podemos proclamar la alegría del Evangelio y regocijarnos en nuestra vocación sólo cuando conocemos los anhelos de nuestra alma y vivimos en el espíritu del Señor. Un claretiano con un corazón “disperso” tendrá dificultades para conocerse a sí mismo profundamente y, por lo tanto, no puede experimentar el impulso del amor de Cristo en su corazón. San Agustín pregunta correctamente: “¿Cómo puedes acercarte a Dios cuando estás lejos de ti mismo?”
  1. Centrado en Dios: El magnificat de María canta las grandes obras de Dios en favor de su pueblo. Ella no hace una lista de sus propios logros para ganarse la admiración de los demás, sino que ve a Dios trabajando en su vida y en la historia de su pueblo (Lc 1, 49-50). De María aprendemos a admirar las obras de Dios en medio de nosotros, a través de nuestro humilde yo sin caer en la tentación de tomar crédito por lo que Dios hace en y a través de nosotros. Un árbol sin raíces caería en la primera tormenta. Centrados en Cristo, permaneceremos rectos y firmes en tiempos de pruebas.
  1. Confiado en la obra de misericordia, justicia y caridad de Dios. Un corazón iluminado es capaz de ver la historia humana más allá de los eventos inmediatos e identificar la obra del Dios de la misericordia, la justicia y la caridad que socava los cálculos humanos. María pudo ver la historia de la salvación desarrollándose en los acontecimientos de la historia en favor de los pobres y marginados (Lc 1, 51-54). Sin tal visión, un misionero perdería el corazón en medio de inquietantes realidades sociales controladas por los poderosos y los arrogantes.

Como auténtico hijo del Corazón de María, nuestro Fundador creció en la sabiduría del corazón para vivir fielmente su vocación misionera en la joven viña de Cuba, en el palacio real de España y en su exilio en Francia. Nuestros mártires tenían la inteligencia del corazón para vivir la “locura de la cruz” (I Corintios 1:18) y para dar sus vidas cantando a Cristo Rey. Mientras nos preparamos para la beatificación de nuestros 109 mártires el 21 de octubre de este año en Barcelona, pido al Señor que cada uno de nosotros tenga la sabiduría del corazón como la de nuestra Madre celestial para buscar y hacer la voluntad del Dios con alegría. Necesitamos esta inteligencia del corazón para ser misioneros que adoran al Señor en el fondo de nuestros corazones, mientras caminamos hacia las periferias donde Dios nos envía en misión, y acompañamos al pueblo de Dios en su camino -como el Papa Francisco nos pidió durante el XXV Capítulo General-.

¿Cuál podría ser el magnificat que cada uno de nosotros pudiera cantar en homenaje a nuestra Madre en su día de fiesta?

Deseo a todos los claretianos, y a todos aquellos con quienes compartimos la misión de Cristo en el espíritu de San Antonio María Claret, una alegre fiesta del Inmaculado Corazón de María.

Mathew Vattamattam, CMF

Superior General

Fiesta del Inmaculado Corazón de María, 2017

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario