Rector del Santuario El Carmen de Curicó publicó Novena a la Virgen del Carmen

El P. Pepe Abarza, rector del Santuario el Carmen de Curicó lanzó recientemente el libro “Novena a la Virgen del Carmen“. El Equipo de Comunicaciones de su comunidad le entrevistó para saber más de este importante trabajo:

*Cuéntenos ¿de qué se trata este libro?

Es una pequeña novena a la Virgen de Carmen, esta iniciativa surge como anhelo del año pasado y mirando lo que ocurre en nuestro pueblo carmelitano que en fechas cercana al 16 de julio y en octubre, se vuelcan a las librerías y santerías buscando una novena para rezar a la Virgen del Carmen. Mirando el stock que hay en el mercado, me parecía que lo existente distaba mucho de tener un  sentido más pastoral  con recursos tanto para rezarla a nivel familiar como para grupos. (con las actualizaciones propias de la época y con la sabia herencia de antaño).

Lo interesante de este libro – y que no he encontrado en otros – es que tiene dos ciclos “año par y año impar” de esta forma la persona o comunidad puede hacer uso de este libro  con una modalidad alternativa.

También trae algunos datos históricos  sobre la devoción a la Virgen del Carmen en nuestro país, como también es digno de destacar que nuestro Santuario, cronológicamente cumple ciertos elementos para poder decir con orgullo que sería la primera casa (Santuario de Chile) que congregaba a devotos carmelitanos desde mediados del siglo XIX.

Un dato no menor es que antes (principios del siglo XX) cada segundo domingo de mes se hacía una procesión con la Virgen del Carmen. Es decir, todos los meses el pueblo curicano se congregaba para agradecer a la Carmelita su cariño y protección.

*Volviendo al libro, ¿qué le gusta más de él?

Las temáticas tratadas, la posibilidad de “imaginarme” que una familia – por ejemplo- se congregue a rezar juntos y conversar del tema aquí propuesto por día, me parece muy lindo. Me reconforta imaginarme que este material pueda servir para unir a nuestras familias en el diálogo  y dejar por un rato, que cada integrante de la familia esté en lo suyo y que se reúnan no en torno a la mesa ni frente al televisor ni ante un computador, porque se trataría de compartir nuestros sentimientos y nuestra fe. eso es un rico alimento para nuestro espíritu.

*¿Tiene recuerdos familiares de esa índole?

Sí, había  en mi familia un momento especial para ello (fuera de Navidad, o cumpleaños y año nuevo) y era rezar juntos la novena a San Antonio de Padua. Al principio – cuando estaba chico, un poco a la fuerza y “rezongando” pero después con edad podía entender la sana pedagogía familiar para vivir aquello de“Familia que reza unida, permanece unida”

Otro lindo recuerdo es que con los otros niños del barrio, en el mes de julio asistíamos a casa de unos abuelitos que vivían cerca de nuestras casas y ahí rezábamos la novena a la Virgen del Carmen. Estos abuelitos para tener  ”número de asistentes” nos invitaban y cada día al terminar la novena nos daban caramelos y al final de la novena nos hacían un asado o cena “espectacular” Con estas motivaciones ¡cómo no asistir!

Ahora que hemos publicado este libro, tengo gratos recuerdos de familia que están muy ligados a la Virgen del Carmen… por los cuales le agradezco a la Virgen del Carmen su cercanía.

Una historia tiene que ver con mis ancestros el año 1891, mi bisabuelo fue llevado a “pelear a la fuerza” en la revolución de 1891. Había llegado por la estancia un grupo ( no sé si eran partidarios de Montt o de Balmaceda) y ellos quemaron la estancia, dejando a mi bisabuela con una niña de año y medio  y con un niño en el vientre. (ambos serían después abuelos míos)

Mi bisabuelo era capataz de la hacienda. Pues bien,  la pobre abuela “Mercedes del Carmen” quedó sola, se refugió donde pudo y una noche entre sollozos y lágrimas, se quedó dormida orando a la Virgen del Carmen que ayudará a ” José Domingo” (nombre de mi bisabuelo) aquella noche soñó con la Virgen del Carmen y ella le decía “Tranquila Mercedes, que a Domingo lo cuido yo y hace unos días huyó de la guerra  y viene por la cordillera para estar contigo y sus hijos y tal día llegará a buscarte”. Hecho que ocurrió así .  Mi bisabuela contó esa historia a sus hijos y nietos y de sus nietos llegó hasta mí, en mis años de infancia.

Esos hijos serían mis abuelos (la niña: Rosa del Carmen, mi abuela paterna y Francisco mi abuelo materno)

Otra historia : Mi madre usó siempre el escapulario junto a su pecho y nos decía que eso había que asumirlo con libertad y mucha responsabilidad y que si queríamos usarlo debía ser “para toda la vida“. en sus últimos años, le regalé uno que me habían traído de Tierra Santa, con ese partió a la Casa del Padre la madrugada del Domingo de Pascua de Resurrección el año 2004.

Un último recuerdo: el año 2010 uno de mis hermanos, producto del terremoto quedó sin trabajo, recién había adquirido casa y otros bienes que con su sueldo podría solventar, pero sin trabajo su economía  poco a poco se fue deteriorando.

Una noche de angustia, se sueña con la Virgen del Carmen y que le decía “Tú me cargarás, iremos juntos por nuevos caminos… tú me llevarás”. Cuando mi hermano me contó ese sueño, estaba muy perturbado y confundido, porque además él le decía a la Virgen del Carmen que ¡cómo sería eso, que no entendía nada…La verdad es que no tuve palabras para ayudarle, simplemente le decía que era un sueño y que no se hiciera “caldo de cabeza” que viera alguna forma como encontrar trabajo y poder salir adelante.

A los días después, a mi hermano le ofrecieron un “pequeño – gran” trabajo por unos cuantos días, le llamaron del obispado de Linares para solicitarle que fuera el chofer de la Virgen del Carmen Misionera por toda la diócesis de Linares. que aquel año recorrió todo nuestro país entregando consuelo a tantos compatriotas afectados por el terremoto de aquel año.

El sueño tenía mucho significado, juntos dimos gracias a Dios y a María del Carmen porque ella simplemente estuvo ahí al lado de quien sufre, como una buena madre que se preocupa por sus hijos.

*¿Tiene alguna dedicatoria?

Explícitamente no, porque también hemos reducido la cantidad de páginas y otros elementos por un tema de costo y de tamaño para hacerlo práctico. Pero  en mi interior, claro que tiene una dedicatoria:

Este libro que publicamos viene a hacer un agradecimiento a muchos y muchas que desde esta tierra curicana me enseñan a querer con más fuerza a la Madre de Chile, muestra de ello es la Fiesta Grande que cada año celebramos en Octubre, donde contemplo con respeto y veneración  a cada peregrino que llega con todo su ser, con lágrimas, sudores, alegrías, pobrezas y riquezas  y que como niño o niña las vuelca en los tiernos brazos de la Carmelita.

Termino diciendo que pongo en mi oración, a todos los devotos de María del Carmen, de la cual soy el último de la fila y con cariño y gratitud dedico este libro a los curicanos que me enseñan a cobijarme en la Carmelita.

A los pocos días después del terremoto, hubo una  abuelita  llamada Rosa que llegó a la oficina del Santuario para entregar su sueldo como primer donativo y dijo “Yo tengo mi casa, pero mi Madre del Carmen la perdió” y así ella entregó todo el dinero de su pensión.

Su donación me emocionó y activó, creo yo, en cada curicano, el milagro de ponernos de pie para levantar la Casa de la Madre de Chile y de Curicó, !en esa tarea estamos¡ y cada peso que juntamos va en beneficio de quienes hacemos uso de este lugar (Santuario y dependencias) hoy tenemos el desafío de construir algunas salas para los diversos grupos  que participan en el Santuario, no sólo grupos eclesiales, sino que también sociales, porque la casa de la Madre de Chile es para todos los habitantes que viven en esta  tierra.

*Pero el libro no es un gran negocio?

Claro que no, no tiene ese sentido, tiene el sentido de ser una ayuda para alimentar nuestra fe y devoción carmelitana.

Por otro lado, como claretiano, e hijo de Claret, comparto con él, el hecho de publicar un buen libro para la evangelización. Claret fue un gran apóstol de la prensa;  que se valía de todos los medios posibles para evangelizar, la prensa y publicaciones eran una de sus estrategias misioneras. Antonio Claret decía: “Una prédica o buen sermón con el tiempo se olvida pero lo que dice un libro, queda por muchos años y el que busca nutrir su alma con una buena lectura,  puede volver a él todas las veces que desee”.

Hace unos días atrás consultando a unas señoras por una novena “antigua” que si tenían alguna que fuera de sus antepasados, llegó a mis manos una pequeña novena  “A la Patrona Jurada de Chile” desde la cual pude sacar los “gozos a la Virgen del Carmelo” es un librillo muy antiguo que le faltan algunas hojas, pero en la contratapa dice “Imprenta Claret”  avda 10 de julio  nº 1140 Santiago”. fue una producción de mi Congregación allá por los años ’30 del siglo pasado.

Es una linda anécdota que traigo a este escrito, para ser parte de una herencia claretiana en favor de la evangelización, hoy como ayer, tras las huellas del P. Claret.

* Gracias padre Pepe por estas líneas y ahora a continuar con el tema de la novena chica.

Fuente: Comunicaciones  Santuario  El Carmen.

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario