Patrona de Cuba venerada por Claret fue entronizada en Santiago de Chile

patrona4
Una pequeña imagen de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, a quien el santo fundador de la congregación claretiana tuvo especial veneración desde que asumió su arzobispado en Santiago de Cuba, fue bendecida y entronizada oficialmente el domingo 12 de julio en la parroquia San Antonio Mª Claret de Santiago de Chile.

Culminó de esta forma una feliz iniciativa de un grupo de cubanos residentes en Chile, la que fue asumida por uno de ellos, Pedro Martín Avila, quien hizo confeccionar la imagen por un artista de La Habana y la trajo a Chile con el objetivo de que fuera colocada en algun templo claretiano donde puedan acudir a venerarla los cubanos. La idea fue acogida con entusiasmo por el párroco de San Antonio Mª Claret, P. Haroldo Zepeda, quien decidió ubicarla junto a la del santo patrono.

La Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona nacional de Cuba, concita la mayor y más masiva devoción entre su pueblo. Esta se basa en la imagen que tres esclavos de las minas de cobre de la región encontraron en la bahía de Nipe en 1612, a la que se dedicó un hermoso templo, hoy santuario nacional, en el pueblo de El Cobre, cerca de Santiago de Cuba. Fue coronada por decreto papal en 1936, y ante ella se han prosternado dos pontífices, Juan Pablo II y Benedicto XVI. El Papa Francisco proyecta hacerlo también durante el viaje que realizará a la isla caribeña en septiembre próximo.

Hasta allí llegó también el Padre Claret apenas asumiera su arzobispado en 1851, para consagrárselo a la Virgen y entregarle su báculo diciéndole que el obispo no era él, sino Ella.

Así lo recordó el P. Haroldo al bendecir en la misa dominical del mediodía la imagen que algunos de los cubanos acababan de descubrir de la envoltura que hasta entonces la mantenía oculta. Así quedó oficialmente entronizada para la veneración de los feligreses, y en especial de los cubanos que orando frente a ella se sentirán más cerca de su patria.

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario