Padres del Colegio Claret de La Paternal realizan encuentro de Lectura Orante de la Palabra

12El pasado 21 de noviembre se reunieron en la Capilla del Colegio Claret de La Paternal (Buenos Aires) un grupo de papás y mamás de la etapa inicial para compartir un espacio de Lectura Orante de la Palabra bajo el lema “La importancia de la disponibilidad de los padres para responder a las necesidades de sus hijos, generando un vínculo humano incondicional”.

Durante  la jornada se pudo reflexionar, orar y compartir las experiencias, siguiendo el camino ya iniciado de “Acompañar la tarea diaria de ser padres”.

A modo didáctico se trabajó con tiras de Mafalda en donde aparecen ella y sus padres como protagonistas, buscando la identificación de los participantes en las disponibilidades ante las necesidades y demandas de los hijos y en el modo en que se viven estas demandas.

El grupo compartió la Palabra de Dios a través del texto de Lucas 15, 20-24: Entonces partió y volvió a la casa de su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vió y se conmovió profundamente; corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: “Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo”. Pero el padre dijo a sus servidores: “Traigan en seguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado”. Y comenzó la fiesta.”

En la escucha de la Palabra se buscó destacar las palabras, gestos y actitudes del Padre, además de reconocer cuáles son las necesidades que el hijo tiene. Lo “incondicional” en Dios, desde su corazón que no reclama nada para sí, de entrega generosa, en gestos y palabras. En dar “la bienvenida a casa”, es decir, el corazón a semejanza del corazón de Dios, que recibe a quienes buscar ser escuchados, protegidos, comprendidos. El amor de Dios como realidad vital, que se vive en las relaciones cotidianas de cada día.

Al finalizar los participantes realizaron un compromiso de disponibilidad con lo mejor de sí mismos y rezaron juntos la oración de la familia misionera.

 

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario