No bajar los brazos en la ayuda solidaria

Nos llega el siguiente mensaje del Padre David Quilodrán de Temuco, quien ha estado colaborando con las zonas afectadas por el terremoto en la provincia de Arauco:

Amigos y hermanos.

Un gran abrazo para todos.

Se sigue recibiendo ayuda para los más damnificados del terremoto. En general, a la gente se le enfrió un poco el espíritu solidario. Los estudiantes volvieron a sus clases, los trabajadores a sus asuntos, los voluntarios retomaron sus rutinas, pero los damnificados siguen en su dolor. En las zonas costeras, las personas que vivían del mar han perdido su fuente laboral, su recurso de vida. Por eso la ayuda es tan importante, porque no son capaces de valerse por sí mismos, porque se les han quitado las herramientas con que sustentar sus familias. Insisto en golpear a su puerta y recurrir a su grandiosidad, a su generosidad. El Señor ya le devolverá el 100 por 1, porque al de bondadoso corazón, el Dios de la Vida siempre lo bendice.

Sigamos trabajando por los hermanos que perdieron sus fuentes laborales y que necesitan de nosotros para alimentar a sus hijos. La catástrofe, lamentablemente, no fue sólo para un día…

Dios bendiga a todos los que insisten en ayudar al hermano que sufre y María de Nazaret consuele a sus hijos que lloran.

David Quilodrán,cmf

Sin comentarios

Deje un comentario