Misión en Temuco parte 3 [Misión Solidaria Temuco 2010]

Martes 16

Durante la mañana, los misioneros desayunaron para tener fuerzas para la tarea que se les veía durante la tarde. Para eso se estuvieron preparando toda la mañana, con oraciones y reuniones para coordinar el “puerta a puerta” que se realizaría en la tarde en el sector parroquial. Con mapa en mano, se distribuyeron en parejas los jóvenes que iban a realizar tan importante misión, coordinando qué cosas iban a hacer, cuales eran las lecturas que, con Biblia en la mano, iban a leer en las casas; en fin, preparando el espíritu para tan grande misión.

Por lo mismo, y al igual que los discípulos, fueron enviados de dos en dos, en donde cada pareja tenía asignado un sector delimitado en el mismo mapa. Además, iban con el “Vademécum misionero”, en el cual tenían oraciones por si se encontraban con distintas situaciones dentro de los hogares: enfermos en las casas, bendiciones de las mismas, lecturas bíblicas para diferentes realidades que se pueden encontrar en los hogares. Junto a esto se les invitaba para la celebración del “Miércoles de ceniza” que se realizará el miércoles y las demás actividades a desarrollar con los niños y jóvenes ese mismo día.

Una de las cosas que se pudieron constatar es que en los sectores más alejados a las capillas hay gran cantidad de evangélicos, los cuales muchos no quisieron recibir a los misioneros, pero otros, de forma muy amable, entablaban conversación con los misioneros, tomando en cuenta que ambos adoran al mismo Dios. Lo mismo ocurrió con los hermanos católicos; algunos recibieron de buena manera a los misioneros, y otros se escudaban en que “ sabían de la misión”. Terminaron a eso de las 13:00 horas, faltando todavía algunos sectores que recorrer, los cuales eran los menos.

Luego a la tarde, luego del almuerzo, que consistió en una carbonada y de segundo un “gran” plato de tallarines con salsa y vienesas, continuaron con la misión puerta a puerta, para luego volver al templo parroquial a buscar los materiales para la oración de la tarde en las 3 capillas.

Al terminar el día, los misioneros cenaron ensalada de tomates, salmón de tarro y mayonesa, para luego dirigirse a los hogares que los acogen para descansar y retomar las actividades del día siguiente.

Ver fotografías

Sin comentarios

Deje un comentario