Misión Compartida en Villa Felicidad

felicidadEntre los días 7 y 12 de enero se desarrolló en Progreso, Uruguay, una muy significativa experiencia misionera en el barrio denominado “Villa Felicidad”.

Progreso es una localidad distante 28 km de Montevideo y la Villa Felicidad es un barrio de la periferia de la Parroquia San Antonio María Claret, a cargo de los claretianos.

Visible la presencia del Espíritu en el preparar y caminar de la Misión que buscaba sembrar la Palabra de Dios y buscar la paz y el bien para los habitantes de la Villa.

Bajo el lema “Felicidad comienza con FE y la hacemos crecer entre todos” se reunían periódicamente los miembros de la Parroquia de Montevideo-Inca para caldear los ánimos con la Palabra y la oración, todos coordinados por el P. Cristian.

Acompañaron la misión dos seminaristas claretianos que viajaron desde Argentina para colaborar.

El grupo tenía tres objetivos: VISITAR a las familias, Un TALLER de Lectura Orante y DEPORTES

VISITAS.- Las visitas sirvieron para palpar la calidez de la gente, su sencillez y la apertura con la que exponen necesidades personales y comunitarias.  Reclamaron mayor presencia de los responsables de la capilla, quieren que mejoren las cosas con los jóvenes y chicos pero no saben qué hacer.

TALLER.- A pesar de las invitaciones asistieron pocos, pero estos pocos quedaron entusiasmados con la lectura, intervinieron, aportaron y quedaron con un compromiso de continuar. La presentación de los jóvenes claretianos fue muy clara, precisa y sencilla, en definitiva un gran aporte para esta pequeña comunidad.

DEPORTE.- Una actividad que atrajo muchos participantes. Niños y niñas se sumaron a las actividades, especialmente al campeonato de fútbol.

El sábado se cerró con una Eucaristía y un fogón con las leñas que se consiguieron tras una limpieza a fondo en la capilla. Hubo guitarreada, presentaciones y baile con música para todos los gustos.

Ver fotografías

[set_id=72157632661884632]

 

Tags:

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario