Mensaje del Superior General por la Jornada Mundial de los Pobres

pobreza_argentinaQueridos hermanos: El Santo Padre, el Papa Francisco, ha declarado el 19 de noviembre de este año como la primera Jornada Mundial de los Pobres. El Pontífice escribió:

“Invito a toda la Iglesia y a los hombres y mujeres de buena voluntad a mantener, en esta jornada, la mirada fija en quienes tienden sus manos clamando ayuda y pidiendo nuestra solidaridad. Son nuestros hermanos y hermanas, creados y amados por el Padre celestial. Esta Jornada tiene como objetivo, en primer lugar, estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, la invitación está dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad. Dios creó el cielo y la tierra para todos; son los hombres, por desgracia, quienes han levantado fronteras, muros y vallas, traicionando el don original destinado a la humanidad sin exclusión alguna” (Mensaje del 13 de junio de 2017).

Como claretianos, uniremos nuestras mentes, corazones y manos con el Santo Padre y toda la gente de Bien para dirigir nuestra mirada hacia los pobres que nos rodean. Al igual que nuestro Fundador, San Antonio María Claret, también nosotros estamos agraciados para “ver las necesidades de los pobres” (Aut 562). De hecho, un buen número de nuestras misiones son para los pobres y entre los pobres. Sin embargo, sería oportuno para nuestras comunidades reflexionen sobre el mensaje del Santo Padre para apreciar el espíritu de la Jornada Mundial de los Pobres y buscar el rostro de Dios en el más pequeño de nuestros hermanos y hermanas (cfr. Mt 25:40). Uno no puede ser claretiano si actúa como si los pobres no existieran (MS 49). Nuestro estilo de vida, nuestra actitud hacia los pobres y la manera de administrar lo que tenemos están impulsados por el amor de Dios hacia los pobres (cfr. CC 25, 44, 46). Propongo algunos pasos para nuestra reflexión y acción personales y comunitarias en la Jornada Mundial de los Pobres.

  • Leer y reflexionar el mensaje del Papa para la Jornada Mundial de los Pobres, así como la reflexión del XXV Capítulo General sobre nuestro rasgo carismático “Enviados a Evangelizar y a Escuchar a los Pobres” (MS 49-52).
  • Elegir un momento de oración o reunión comunitaria para tener un examen reflexivo y una evaluación de las actitudes, el estilo de vida y la presencia entre los pobres a nuestro alrededor a la luz de los valores afirmados en los documentos citados.
  • Realizar algunos signos concretos para afirmar el valor de las personas, independientemente de las diversas formas de pobreza que viven. Podemos compartir de modo alegre con otros los dones espirituales y materiales que hemos recibido de Dios.

Encomendemos a nuestros hermanos y hermanas que carecen de una vida digna en la sociedad al Corazón de nuestra Madre y escuchemos su invitación: “Haced lo que Él os diga” (Juan 2, 5).

Fraternalmente, P. Mathew Vattamattam cmf Superior General

Rome, 10 de noviembre de 2017

Para acceder al texto del Papa, se puede visitar: https://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/poveri/documents/papafrancesco_20170613_messaggio-i-giornatamondiale-poveri-2017.html

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario