Jóvenes del Colegio Corazón de María vivieron misión en la Patagonia argentina

img-20161010-wa0034Un grupo de 20 jóvenes del Colegio Corazón de María de Córdoba viajaron hasta las localidades patagónicas de Ojos de Agua y Mamuel Choique, para misionar junto a la comunidad de Ingeniero Jacobacci. La experiencia se realizó por segundo año y tuvo por objetivo fortalecer la misión cotidiana que la comunidad claretiana desarrolla en la zona.

Inspirados en el Mensaje del Papa Francisco durante la Jornada Mundial de las Misiones 2016: “Todos estamos invitados a «salir», como discípulos misioneros, ofreciendo cada uno sus propios talentos, su creatividad, su sabiduría y experiencia en llevar el mensaje de la ternura y de la compasión de Dios a toda la familia humana”, el alegre y comprometido grupo misionero estuvo 7 días visitando familias del lugar y la zona rural, arreglando las plazas de los mencionados parajes, organizando actividades misioneras en las escuelas, celebraciones comunitarias, entrevistas en el programa “Tejiendo con mi Pueblo” de la Radio Nacional Local, entre otras iniciativas.

Los 20 jóvenes enviados por la comunidad educativa compartieron innumerables momentos que entusiasmaron la vida de la gente, llenaron los corazones de los campesinos, hicieron reír a niños, acompañaron a abuelos, rezaron unidos de las manos de mujeres  trabajadoras, lloraron por las historias de lucha del pueblo mapuche y cantaron con los músicos arraigados en esta meseta patagónica.

Los jóvenes misioneros fueron testigos de la sabiduría de los mayores, la humildad y sacrificio de las familias del campo, el compromiso de los educadores de las escuelas rurales, la especial generosidad y ternura de los hombres y mujeres de la extensa zona. Atentos estuvieron todos a los valores enseñados en el mate compartido, graficados por el cuidado que los pastores tienen con sus animalitos en el tiempo de nacimientos y en las tejedoras de telar mapuche con su cálida compañía.

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario