Integrantes de JUPIC Chile participaron en Vía Crucis Popular

33225931563_0615b481bd_bMás de un mil peregrinos participaron en un Vía Crucis Popular que se realizó en Villa Grimaldi, lugar que funcionó como centro de detención y tortura durante la dictadura militar de Chile.

Miembros del equipo de Justicia, Paz e Integridad de la Creación, JUPIC, participaron de este encuentro en el lugar que funciona hoy como parque por la paz. En la ocasión se realizó un llamado fue a luchar por un nuevo proyecto de civilización, que derrote la cultura de la muerte, del lucro y la depredación medioambiental.

Durante el Vía Crucis se anunciaron y denunciaron distintos actos de muerte y de vida, de persecución y de esperanza. Así, destacó un momento de oración por las comunidades de los asistentes, y en particular por la Paz en Siria. En otra estación, junto al antiguo acceso de Villa Grimaldi, hoy clausurado, se recordó el compromiso de mantener cerrado este portón y de contribuir a clausurar otros ingresos de la muerte que permanecen abiertos.

En la Segunda estación, a cargo de la Coalición Ecuménica por el Cuidado de la Creación, de la que hace parte JUPIC-Chile, la reflexión estuvo centrada en los diversos blancos que son objetivo de persecución en América Latina, trayendo a la memoria situaciones como la de Berta Cáceres en Honduras; el desastre de ecológico en Mariana, Brasil; el enriquecimiento de las forestales chilenas y el drama a los ecosistemas tras los incendios de enero; los casos de femicidios en Argentina; la trata de personas en Colombia; los golpes blandos en Brasil, Paraguay y Honduras; entre otras situaciones más.

El Vía Crucis popular de este año contó también con la presencia del ex prisionero Juan Vicuña, sobreviviente de Villa Grimaldi, quien brindó un testimonio, donde señaló: “debemos mantener la memoria de la violencia del sistema, frente a la cual podemos actuar como hermanos, todos juntos y defender nuestra forma de pensar, y con las enseñanzas de Cristo saber separar justicia de venganza, no queremos odio, queremos que exista amor entre todos”.

La celebración finalizó con la representación de la resurrección, con una ronda de niños alrededor de la Plaza de la Esperanza, ubicada al centro del recinto.

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario