Finaliza Encuentro Misionero Claretiano de América

EMCAEl día 21 de enero finalizó el Encuentro Misionero que se desarrolló en Medellín desde el día 15 de este mes. Al concluir la jornada, los representantes de las provincias claretianas del continente americano evacuaron un documento que resume las conclusiones de las sesiones de trabajo:

SALUDO DEL ENCUENTRO MISIONERO CLARETIANO

DEAMÉRICA A LA CONGREGACIÓN 

Reunidos en Medellín, Colombia, entre el 15 y 21 de enero de 2013,convocados por la Prefectura de Apostolado, nos dimos cita 41 personas de 10 organismos de la naciente MICLA (32 Presbíteros, 1 Hermano,4 laicas y 5 laicos), para vivir el Encuentro Misionero Claretiano de América,el primero de los 5 previstos por el Gobierno general con las diversas Conferencias interprovinciales.

Fuimos acogidos por la calidez del pueblo colombiano que, a pesar del conflicto armado que sufre hace más de 50 años, apuesta por un proyecto de paz  y de construcción de una sociedad para todos y todas.

La realidad multicultural de nuestra Congregación en América se vio reflejada  en las distintas naciones de origen de los participantes: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador,  España, Estados Unidos,  Filipinas, Honduras, Indonesia,  México, Panamá, Perú,  Puerto Rico y  Venezuela.

El objetivo de esta convocación era iniciar la reflexión acerca de las prioridades evangelizadoras claretianas para América y las características que han de constituir nuestro estilo de vida y misión en un periodo de tiempo aproximado de 10 a 15 años, con miras tanto al próximo Capítulo general, como al proyecto misionero de MICLA.

Nuestro punto de partida fueron las reflexiones del padre General en su última Carta Circular, “MISIONEROS” y las conclusiones del Taller de Teología para Misión de Colmenar Viejo (España). Como telón de fondo tuvimos siempre la MCH, por su vigencia en cuanto al diseño del ser y el quehacer claretiano. Y, por supuesto desde la realidad y esos documentos, nos dejamos interpelar a fondo por los desafíos  y tendencias para América en lo social, eclesial y congregacional.

Definimos, entre otros logros, el estilo de vida misionera que nos ha distinguir en este continente con cuatro rasgos:

  1. Solida Espiritualidad, fundamentada en la Palabra de Dios.
  2. Misión solidaria con los empobrecidos  y la Creación.
  3. Misión en Comunión y Diálogo.
  4. Misión itinerante y en permanente revisión de posiciones.

Nuestro carisma quiere responder  a las urgencias y desafíos  de un continente  marcado por la exclusión, la marginación de la población migrante, desplazada y refugiada; la trata y tráfico de personas, los proyectos de extracción y expoliación de la Madre tierra a través de la minería a gran escala y la industria energética, la proliferación de semillas transgénicas, los monocultivos para producción de agrocombustibles y la militarización de nuestro continente con el pretexto de lucha contra el narcotráfico. Estas urgencias van reclamando el profetismo de nuestra misión entre los pueblos de América Latina, El Caribe  y Norteamérica.

Vibramos también con el rostro luminoso de este continente de esperanza, donde se vive la alegría y se construyen propuestas de resistencia y fraternidad desde el protagonismo de los indígenas, los afrodescendientes y grupos minoritarios, que nos incentivan a mantener viva la utopía del reino. El testimonio admirable de nuestro hermano Pedro Casaldáliga resonó, de manera especial, en nuestra oración, reflexión y diálogo.

Desde nuestra vivencia de estos días, invitamos a toda la Familia Claretiana de  América a seguir escuchando y respondiendo a las llamadas y urgencias del siglo XXI para ser fieles y audaces a la hora de rediseñar la Misión Claretiana Hoy.

A la Congregación, nuestro saludo en comunión con el proceso de definición de la prioridades evangelizadoras por continentes, que se concretarán en los encuentros misioneros en Asia, África  y Europa durante  este año.

Un saludo fraterno en el Corazón de María!

Medellín,  21 de enero de 2013

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario