¡Feliz aniversario de la congregación claretiana!

aniversario

El 16 de julio de 1849, en una pequeña habitación del seminario de Vic, el P. Claret se reunió con otros cinco compañeros que tenían su mismo espíritu misionero: “hoy comenzamos una gran obra”, les dijo.

Así comenzó la congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María.

Quince días le duró al grupo la presencia del fundador: a comienzos de agosto de ese año, el Nuncio papal le avisaba a Claret que debía dejar Cataluña, las misiones, la congregación recién fundada, su patria misma, porque había sido nombrado arzobispo de Santiago de Cuba. Allá, al otro lado del mar.

Al momento de ser consagrado obispo, añadió a su nombre el de María. Porque ella era su madre, su formadora, su todo, después de Jesús.

Este pequeño trozo de nuestra historia familiar nos deja enormes enseñanzas.

  1. Un comienzo bien Una habitación de seminario, seis hombres animados del mismo espíritu profético y en búsqueda de los caminos por donde transitaban aquellos que necesitaban la brújula de la Palabra de Dios.
  2. Una gran esperanza, a pesar de la realidad pequeñita en posibilidades. Una esperanza que supo mirar más allá de más allá y llegó a sospechar los 3.100 misioneros hoy día esparcidos en 65 países del mundo.
  3. Un desapego formidable de las propias posiciones pastorales e incluso de los planes individuales. A los quince días de haber fundado la congregación, el P. Claret quema sus naves y emprende la travesía sin más apoyo que su fe en la fuerza del Señor.
  4. Una sensibilidad especial para detectar que toda obra misionera si no tiene la ternura como la ternura de mamá, podrá ser eficaz en lo inmediato pero carecerá de raíces que la sostengan en los días del invierno. María, en el significado de su corazón amoroso, fue para ellos y es para nosotros, seno acogedor, caricia sanadora, impulso evangelizador y modelo de discipulado.

Queridos hermanos: cuatro ideas para compartir en este nuevo aniversario. A todos los misioneros ¡una feliz celebración!

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario