En Sri Lanka comenzó el encuentro del Gobierno General con los Superiores Mayores

14233048_298606540515185_2304112898691232605_nEl día 10 de septiembre comenzó el Encuentro del Gobierno General con los Superiores Mayores de la Congregación en Monte Fano, Monasterio Benedictino, en Ampitiya, Kandy, Sri Lanka.

En la sesión de las diez de la mañana el P Callixtus Joseph, CMF, Superior Mayor de la Provincia de Alemania, tomó la palabra para dar la bienvenida. El 25 aniversario de la Misión Claretiana en Sri Lanka enmarca de manera especial el encuentro congregacional.

El P. Mathew Vattamattam, Superior General, agradeció a los anfitriones por su dedicado esfuerzo.  Resaltó que son muchas personas, entre ellas autoridades civiles y religiosas, que han colaborado generosamente y pidió a la asamblea reconocerles con un caluroso aplauso.

Después de la bienvenida se celebró una Eucaristía presidida por Mons. Joseph Vianney Fernando, Obispo de la Diócesis de Kandy. Durante la homilía expresó su profundo aprecio y admiración por los misioneros claretianos, especialmente por los que trabajan en este país. Su testimonio misionero, distinguido por la sencillez y austeridad de vida, los hace fieles imitadores del Fundador. Mons. Joseph Vianney,

welcome_-_tarditional_sri_lankan_style_6Durante la tarde el P. Gonzalo Fernández guió el retiro espiritual.  Lo dividió en tres momentos, siguiendo la narrativa del Icono bíblico de la transfiguración (Mt 17, 1 – 9). En el primer momento, haciendo referencia a la ascensión al monte Tabor, invitó a compartir las preocupaciones y preguntas que los participantes traen a este encuentro. El segundo momento, correspondiente a la experiencia vivida por Jesús con sus discípulos en la cima del monte, lo dedicaron al silencio y a la adoración ante el Santísimo Sacramento. El retiro finalizó con el rezo de las vísperas. Aludiendo a la bajada del monte Tabor, se oró por las necesidades de nuestras provincias y pueblos.

Segundo día

Durante el segundo día de trabajo destacó la presentación del objetivo, la dinámica del encuentro y el mensaje del Padre General por la mañana. Por la tarde se acercaron a la realidad de la Iglesia de Asia y la presencia claretiana.

El P. Gonzalo Fernández, caracterizado por su brevedad y elocuencia, expuso a la asamblea el objetivo del encuentro. Dijo: “Fortalecer la comunión congregacional y, en espíritu de corresponsabilidad, concordar los criterios, estilo y acciones de gobierno para el sexenio 2016 – 2020, según las orientaciones del XXV Capítulo General y el Plan de Acción de Gobierno”. Del mencionado objetivo el P. Gonzalo subrayó las expresiones “comunión congregacional” y espíritu de corresponsabilidad”.

El Icono de la transfiguración según el texto de Mc 9, 2-9 enmarca la dinámica del encuentro, explicó el mismo P. Gonzalo. Partiendo del Icono, el encuentro se articula en cuatro fases: Subir (análisis de realidad) – Contemplar (estudio del Plan de Acción del Gobierno general) – Celebrar (celebración del XXV aniversario de la Misión claretiana de Sri Lanka y jornada de excursión) – Bajar (estudio de varios asuntos).

14224821_298606217181884_1914750783499598126_nOtro momento enriquecedor de esta mañana lo guió el P. Artur Texeira, cmf. Reunidos por Conferencias se eligió y presentó en el plenario el acontecimiento más importante del mundo, el de la iglesia y de nuestra Conferencia. Estos fueron algunos acontecimientos citados: ataques terroristas a nuestra Iglesia (ACLA); apertura de nuevas y estratégicas posiciones misioneras (ASCLA EAST); La canonización de la Madre Teresa y Joseph Vaz, apóstol de Sri Lanka (ASCLA WEST); La llegada al continente europeo de innumerables refugiados (ECLA); El encuentro de Solidaridad y Misión donde se nombró la comisión animadora (MICLA).

Posteriormente el P. Mathew Vattamattam, Superior General, dirigió un mensaje a los Superiores mayores. “Ha transcurrido un año de la realización del XXV Capítulo General (rezan las primeras líneas) y hoy nos reunimos para recuperar su novedad de promover, en la vida y misión de la Congregación “procesos de transformación” que nos ayuden a ser testigos y mensajeros de la alegría del Evangelio”. Recordó que en el Capítulo fuimos invitados, en sintonía con el Año de la Vida Consagrada, a vivir en radicalidad la dimensión profética. Para ello necesitamos cultivar una espiritualidad misionera que nos lleve a desplazarnos a las periferias geográficas y existenciales, según el designio del Papa Francisco.

En seguida presentó lo que considera importante en este momento para vivir con fidelidad nuestra vocación misionera, en los títulos siguientes: “Necesitamos consolidar nuestra identidad y espiritualidad claretianas”; “La misión claretiana en el mundo una responsabilidad de toda la Congregación”; “Salir hacia las periferias”; “Comprometidos en un camino de transformación: vocaciones y formación” y “Una economía al servicio de la misión”.

El mensaje concluyo recordando a los presentes: “Nuestra fraternidad nos invita a dialogar con sinceridad, humildad y caridad, conscientes de que el Señor nos acompaña y confirma nuestra misión de proclamar la alegría del Evangelio con los signos y los dones del Espíritu Santo (cf. Heb 2,4; Mc 16,29)”.

La tarde fue dedicada al conocimiento de la realidad de la Iglesia Asiática y  la presencia de nuestra congregación misionera. El P. Vimal Tirimanne, CSSR, reconocido Teólogo de la diócesis anfitriona, habló ampliamente de la Iglesia en Asia. Entre otras cosas dijo: Aquí han nacido las grandes y antiguas religiones presentes en el mundo; la mayoría de los asiáticos practican su religión e intercambian desde el diálogo y la convivencia los valores propios. Los encuentros entre Obispos de Asia ha acentuado el diálogo interreligioso, la opción por los pobres y el testimonio auténtico de vida. En los últimos años la Iglesia es reconocida por su aporte a la educación, a la salud y la defensa de los derechos humanos y del medio ambiente. Los retos que enfrenta, salir del complejo de minoría, salir de la apariencia de religión extranjera, profundizar sobre el diálogo intercultural y religioso, superar el clericalismo, entre otros.

El P. Rohan Dominic, CMF., completó el aporte del P. Vimal Thirimana, poniendo especial atención en la presencia claretiana en el continente y en este país en particular. Durante los 25 años de presencia en Sri lanka (1991 – 2016), nos comentó, se han dedicado a promover  Justicia y Paz e integridad de la creación, publicaciones, trabajo pastoral en parroquias, Pastoral juvenil vocacional, formación, Pastoral Bíblica, etc. Dentro de la pastoral social atienden a las víctimas de la guerra civil (1983 – 2009). También a otros pobres como enfermos de sida, leprosos y personas refugiadas.

Fuente: Claret.org

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario