En Ingeniero Jacobacci se realizó jornada en defensa del agua y el territorio

Los días 11 y 12 de mayo se realizó en Ingeniero Jacobacci un encuentro en Defensa del Agua y el Territorio, organizado por el equipo de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JUPIC) y la Red de Iglesias y Minerías.

La instancia contó con la presencia del Dr. Antonio Gustavo Gómez (Fiscal General ante la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán y Titular de la Unidad de Investigaciones en Materia Ambiental del NOA), Claudia Huircán (Red de Iglesias y Minería y JUPIC), el abogado Edgardo Manosalva (defensor de comunidades del Pueblo Mapuche) y Domingo Jofré y Saúl Ceballos (Asamblea “Jáchal no se toca”).

Abrió las jornadas Claudia Huircán, quien explicó que “el extractivismo megaminero es el eje central de trabajo a nivel continental (…) como el reflejo de una acción concreta que se vive en diferentes puntos del continente”.

Señaló posteriormente que “Como cristianos tenemos un posicionamiento ético en referencia al cuidado de la casa común y la defensa integral de la vida amenazada. Hoy contamos con un fuerte respaldo a partir de la Encíclica Laudato Si”.

Luego realizó un recorrido de la historia de resistencia del pueblo de Jacobacci contra la megaminería y el actual momento de vulnerabilidad que atraviesan las comunidades de la Línea Sur de Rio Negro.

Por su parte el abogado Edgardo Manosalva centró su atención en la cuestión territorial y las dificultades y persecución que actualmente sufre el Pueblo Mapuche en su tierra: “a partir de la sequía y la ceniza, las comunidades van siendo poco a poco arriadas a soluciones como la megaminería contaminante como única solución”.

Al cierre de cada jornada expuso el Fiscal Federal Gustavo Gómez, quien explicó una sentencia judicial en favor de la comunidad de Chuschagasta, en la provincia de Tucumán: “los pueblos originarios no pueden ser molestados en la propiedad de sus tierras, ni siquiera por la secretaría de minería”.

Para finalizar Gómez expresó claramente la problemática ambiental a la que se expone a una comunidad con el extractivismo descontrolado: “La minería nueva utiliza algo que es una fórmula de distinto tipos de sustancias que es secreta. (…) pero si esa fórmula va a afectar el ambiente, la tienen que dar a conocer, porque no te pueden estar aplicando en tu territorio una fórmula de minerales o sustancias que pueden ser altamente cancerígenas. ¿Podemos hacer algo para cambiar esa realidad? ¿Qué se necesita? La respuesta es una sociedad militante, (…) se necesita un sistema judicial que se apoye con la fuerza de un pueblo activo

 

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario