Emotiva celebración aniversaria del Venerable P. Mariano Avellana

IMG_0274Unas docientas personas  se dieron cita la tarde del 14 de mayo junto a la tumba del Venerable P. Mariano Avellana, en la Basílica del Corazón de María, Santiago de Chile, para conmemorar el 112º aniversario de su pascua.

Junto a la comunidad claretiana local, que concelebró la eucaristía presidida por su superior, P. Mario Calvo, cmf, los asistentes se unieron en oración y cantos para agradecer al Señor el admirable testimonio evangelizador del Padre Mariano y rogar por su pronta beatificación.

En la oportunidad ha sido posible animar a los seguidores de su causa a redoblar sus oraciones  al Señor, en vista de un caso, al parecer, de sanación extraordinaria de un moribundo, ocurrido a fines del año pasado en la ciudad chilena de San Felpe, unos 90 km al norte de Santiago. Su estudio se ha iniciado en la Postulación Claretiana, en Roma, en orden a la posibilidad de que sea analizado con posterioridad  en las instancias eclesiales correspondientes como el posible milagro esperado por tantos años.

El proceso en orden a su canonización se encuentra terminado en Roma desde que el 23 de octubre de 1987 el papa Juan Pablo II reconoció como “heroicas” sus virtudes y lo declaró “venerable”.

Desde entonces se viene  implorando al Señor el milagro por su intercesión que se necesita para su beatificación. En tanto, numerosos casos testimoniados por devotos dan cuenta de gracias atribuidas a su intercesión, en especial sanaciones de enfermos.

Otras celebraciones del aniversario

            Diversas comiunidades claretianas celebraron la memoria del Padre Mariano alrededor del día 12, en tanto otras han programado actividades en las semanas siguientes o en diferentes fechas, de acuerdo a sus realidades.

Entre las más significativas realizadas hasta ahora destaca la realizada en Niebla, posición misionera cercana a Valdivia, la “ciudad de los ríos”, unos 850 kilómetros al sur de Santiago.

De ello da cuenta el P. Agustín Cabré, cmf, en estos términos:

José Miguel Sancho es un joven arquitecto perteneciente a la Colectividad Aragonesa de Chile. Hace uno tiempo estuvo de visita por la localidad de Niebla. Pasó frente a la capilla del lugar, y vio en la cartelera externa un rostro conocido: la figura del padre Mariano Avellana. “¡Aquí hay claretianos!” -dijo.

Comunicó la información al directorio aragonés, y el 14 de mayo, día aniversario de la pascua del misionero –hijo ilustre de Aragón–, un grupo de aragoneses y chilenos vinculados a la patria maña se dio cita en la misa que presidió el padre Adam Bartyzol, cmf, pastor de la localidad.

En el grupo, presidido por Eugenio Peña, presidente de la Colectividad Aragonesa de Chile, estaba también el consejero de la Embajada española en el país.

La liturgia fue animada por un par de jóvenes músicos del lugar y compartida por la pequeña comunidad, junto al altar en el que se destacaba el rostro sereno y  amable de Mariano, como invitando con la mirada a sumarse a la noble causa a la que dedicó su vida: dignificar a los pobres, consolar a los enfermos, acompañar a los privados de libertad, evangelizar con la palabra y el testimonio.

Y aunque fue, de acuerdo al nombre del lugar, un día nublado, con llovizna y frío, en la liturgia se vivió la calidez de la fraternidad.

 Al otro extremo de Chile

En Antofagasta, or su parte, unos 1.400 kilómetros al norte de Santiago, las actividades en memoria del Padre Mariano involcraron  por un lado a la comunidad parroquial, que realizó una “memoria orante” de él en el Vigilia de Pentecostés, realizada en una de las capillas netamente populares de la parroquia. Allí se reflexionó en cómo la fuerza del Espíritu fue la que animó a Mariano para ser el evangelizador admirable que fue. El día 12, el recuerdo de su testimonio misionero, en especial en el norte de Chile, estuvo presente en cada eucaristía.

Por otro lado, en el Colegio Corazón de María y con la coordinación del P. Ezequiel Fernández, cmf, grupos de alumnos de la enseñanza media realizaron visitas solidarias a tres hogares de ancianos, uno de niños y un comedor infantil. Todo ello en torno al concepto “qué haría el Padre Mariano hoy”. Con las respectivas ayudas solidarias se llevó material de difusión sobre el Venerable. Además, en las clases de religión se están desarrollando reflexiones sobre él.

Son estos algunos hitos en la recordación de nuestro misionero en camino a los altares, la que no puede reducirse sólo a una fecha, sino que debe ser orientación permanente de la misión claretiana, especialmente en este confín de América

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario