Día 15 de agosto en el Encuentro de Formadores Claretianos en Tanzania

Durante la mañana del día 15 de agosto se continúo con el trabajo de la formación para la obediencia que había comenzado el día anterior del Encuentro de Formadores Claretianos. Se insistió en que lo más importante en la Obediencia es el modelo que nos da Jesucristo, el Hijo obediente al Padre, concluyendo que existe la necesidad de formar para el discernimiento y el diálogo.

A media mañana se conversó sobre la formación para vivir la Castidad Consagrada, coordinado por el P. Bhyju. Se recordaron los dos elementos que entran en juego en la vivencia de la Castidad Consagrada: el elemento humano y el sentido de trascendencia, ambos íntimamente unidos.  Se recordó cuál es el objetivo final de la formación para la Castidad y cómo los formadores deben abordar este tema desde un enfoque integral y no darlo nunca por supuesto.

Durante esta sesión se confrontaron temas como la intimidad, la capacidad de interioridad y de silencio, la necesaria ascética, y fundamentalmente, Jesús como modelo de amor oblativo. El debate fue intenso al revisar este tema, por lo que se formaron grupos de trabajo para ver los principales problemas en la formación en la castidad así como capacidades y procesos que se debe desarrollar para la formación en este voto.

Por la tarde los grupos trabajaron en la generación de conclusiones prácticas para los temas visto en los dos últimos días: la formación para la identidad claretiana, la pobreza evangélica, la obediencia y la castidad consagrada.

 (Lea las otras cronicas del Encuentro de Prefectos de Formación en este enlace: claretianosdelsur.org/palabra-clave/encuentro-de-prefectos-de-formacion/)

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario