Destacada presencia claretiana en Congreso Continental de Teología Latinoamericana

Durante el Congreso Continental de Teología Latinoamericana se desarrollaba un panel animado por José Marins y Teo, genuinos propulsores de las Comunidades Eclesiásticas de Base (CEBS)  en América Latina y el mundo, cuando Rafael, un brasileño que vivió en Buenos Aires varios años, se presentó con su nombre y su identidad: laico claretiano. En ese momento Marins sostuvo: “Es una constante en todas partes que claretianos y claretianas tienen un estilo de misión abierta y de vanguardia, comprometida con los pobres”. Esto fue una palabra de aliento por parte de alguien que conoce mucho sobre la vida eclesial en América y el mundo.

Quizás este punto de partida diga algo sobre la presencia de claretianos y claretianas, religiosos, laicos y laicas, de diferentes partes de nuestra América en este Congreso Continental de Teología: algunos que enseñan en los centros de la provincia, otros que trabajan en diversos compromisos en Justicia Paz e Integridad de la Creación, comunidades, equipos de Biblia, etc.

Participaron Marta Boiochi, Mónica Córdoba, José M. Vigil, José maría Flores, Rafael Atuati, Alicia de Souza y José Pablo Cardozo, Juan José Chaparro y muchos otros claretianos más.

El Congreso tuvo como objetivo reunir a teólogos y teólogas (especialistas, docentes, populares) de América Latina y el Caribe, pero también de Norte América, junto a actores sociales de diferente origen con motivo de los 50 años del inicio del Concilio Vaticano II y 40 años de la obra “Teología de la Liberación” de Gustavo Gutiérrez. Les acompañaron más de 20 obispos católicos, (entre ellos el Obispo Pirez de 94 años y participante en el Concilio Vaticano II, quien de una manera lúcida hizo memoria de ese acontecimiento providencial),y varios obispos anglicanos.

La cita fue en San Leopoldo, Brasil, en la Universidad Jesuita Unisinos, desde el 7 al 11 de octubre y fue organizada por varias organizaciones eclesiales como Amerindia, Soter, Clar, Pontificia Universidad Javeriana, Adital, Red Teológica Pastoral y otras, formando un total de 750 congresistas, mayoritariamente de América.

La situación de los distintos pueblos, en lo político, económico y social, fue el punto de partida de la reflexión, para recordar luego algunas intuiciones fundamentales del concilio Vaticano II convocado, de una manera sorprendente por Juan XXIII. Luego se analizó la recepción del Concilio de manera tan creativa en nuestro Continente, especialmente, a partir de Medellín, haciéndose eco de la realidad de nuestros  pueblos, cristianos y empobrecidos.

El surgimiento de la teología de la liberación, y los desafíos para la teología hoy, siguiendo con la gran intuición que expresó Juan XXIII un mes antes del inicio del Concilio: “la Iglesia es y debe ser la Iglesia de todos, especialmente de los pobres“.

También hubo ocasión de reflexionar por dónde continuar profundizando esa teología, que es lo mismo que decir, cómo continuar siendo Iglesia en este continente, para seguir este camino de valentía y creatividad que nuestra teología ha realizado.

La presencia, por medios virtuales, de Gustavo Gutiérrez, fue un momento de mucha luz y emoción, para nosotros y para él mismo, de este teólogo que aún hoy se mantiene en esta lucha por reflexionar la práctica eclesial.

Las grandes figuras de la teología latinoamericana, como Leonardo Boff, J B. Libanio, Pedro Trigo, Victor Codina, Elsa Támez y tantos otros y otras, muchos de los cuales son familiares a los claretianos por haber visitado y acompañado nuestros itinerarios. También de generación intermedia e incluso más jóvenes, acompañaron la reflexión en Talleres y Paneles, los que permitieron reflexionar entre todos y todas estos grandes temas que nos preocupan: teologia y política, teología y género, sociedad de la información y teología, teología y espiritualidad, teología y renovación eclesial, teología y ecología, teología y buen vivir, etc.

Toda la jornada fue acompañada por momentos de oración, en los que se hizo memoria de tantos mártires que dieron testimonio de esta lucha por la vida de nuestros pueblos y alimentamos nuestro seguimiento de Jesús según su manera de vivir y anunciar el Reino.

Con espíritu agradecido a Dios los presentes participaron de este Congreso, reconociéndonos en esta Iglesia que asumió y asume este  compromiso  con los más empobrecidos, y renovando el compromiso de seguir trabajando en nuestras comunidades.

Ver fotografías

[set_id=72157631799324713]

3 comentarios

  1. María Teresa Reig dice:

    Gracias a los Claretianos que siempre están tan atentos a los problemas de los hombres y tan atentos al llamado de Jesús! Nos nutren con su hermoso Carisma y nos invitan a compartir su hermosa Misión.

  2. Fernando dice:

    Qué bueno que hayan confluido en ese espacio, Juanjo! Para mí, doble alegría, porque te encontraste con mi amigo y compadre Rafael.
    Queda el desafío de seguir convocando y difundiendo estos encuentros entre la familia y las comunidades claretiana, para seguir profundizando en la tarea de ser “tejedores de esperanza”…

  3. Buenísimo Juanjo… Cuando tengan posibilidad, sería lindo una compartida de lo sucedido por aquellos lados. Abrazo!

Deje una respuesta a un comentario