Crónica del día 6 de enero del Primer Capítulo Provincial

Día 6 de enero.

Amanece el día de Reyes. La costumbre es dejar los zapatos a la puerta para que los Reyes dejen los regalos.  Delante de muchas habitaciones aparecieron los zapatos anoche. Esta mañana no estaban los zapatos. Tampoco los regalos. Los Reyes dejaron regalos a los niños y aquí todos somos bastante creciditos. Brotó una oración simple y bella:

“Señor, abre la puerta

Para que pueda pasar;

La hiciste para los niños

Y yo crecí, a mi pesar.

Y si no agrandas la puerta,

Achícame, por piedad,

Para volver a la infancia

Cuando vivir es soñar…”

 

En la primera sesión de hoy moderó Fernando Kuhn. El Secretario leyó las Actas, que fueron aprobadas.

Desde el equipo de Comunicaciones se leyeron algunos de los saludos que nos han llegado. No contamos los innumerables comunicados a través de twiter, que quedan expuestos en el fichero para conocimiento de todos. De las cartas llegadas, por e.mail, destacamos el saludo del cardenal Jorge Bergoglio (Buenos Aires, del arzobispo Pablo Lizama (Antofagasta), del obispo Fernando Maletti (San Carlos de Bariloche). También los saludos de los provinciales de Brasil, Perú-Bolivia, Colombia-Venezuela, Santiago y del Secretario dela Provinciade México. Igualmente saludo de don Sergio Chacón, desde la comunidad santiaguina de Zenteno y del Prefecto general de Apostolado Miguel Angel Velasco.

Todo el día estuvimos ocupados en el documento de trabajo, particularmente en su tercera parte que es la parte operativa. A mediodía compartimos una auténtica milanesa argentina (la grande, colosal y formidable milanesa argentina). Como el domingo es la elección del nuevo gobierno, se sospecha que la monja encargada de la cocina logrará varios votos agradecidos para formar parte del equipo.

La Eucaristía al atardecer nos reúne junto al altar y a la figura del Niño al que cada cual le ofrece regalos: una linda liturgia nacida del corazón.

No veremos mañana.

Tags:

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario