Conferencia de Claretianos en América emite declaración sobre la crisis social de Honduras

honduras_marchaFrente a la grave situación social y política que vive Honduras, la Conferencia de Misioneros Claretianos de América, Micla, impulsó una declaración de todos los provinciales de los organismos del continente, a la que se sumó el representante claretiano ante Naciones Unidas, Rohan Dominic.La presente petición también fue presentado al  Comité de ONGs y la Misión de Honduras en la ONU, además de algunos embajadores:

El Señor será el árbitro entre las naciones, el juez de pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados; de las lanzas, podaderas” Isaías 2, 1ss

Los Superiores Provinciales de la Congregación de Misioneros Claretianos en América (MICLA) y nuestro equipo ante la ONU, nos solidarizamos con el pueblo de Honduras que está sufriendo la violación de sus garantías constitucionales y está siendo víctima de graves agresiones a sus derechos, empezando por el respeto al voto que el pueblo ejerció, el derecho a manifestarse, el derecho a ser informado objetivamente y el derecho a la vida, entre otros.

Nos unimos al llamado de paz que han hecho los obispos hondureños, llamamiento que queremos dirigir de manera especial a las autoridades del poder ejecutivo, judicial y legislativo, ya que en su accionar justo y transparente, respetuosos de la Constitución política de Honduras, podrán devolver a la población la tan anhelada paz. No se puede pretender paz en la población sin una real justicia social y sin el respeto a la voluntad popular, expresada en las urnas.

Lamentamos profundamente el sabotaje que ha sufrido Radio Progreso, empresa de la Compañía de Jesús, que tenazmente ha denunciado el intento de fraude electoral y que históricamente ha estado comprometida con la sociedad hondureña en el fortalecimiento de la institucionalidad y en la formación cristiana y política del pueblo. Urgimos a las autoridades del Ministerio Público a hacer uso de sus buenos oficios en la identificación de los responsables de tan abominable hecho, que agudiza la crisis política en la que está sumergida la población. La libertad de expresión es esencial en cualquier Estado de Derecho para fortalecer una verdadera Democracia Participativa.

Hacemos un llamado a la Conferencia Episcopal de Honduras para que en este momento histórico se comprometa en favor de la justicia y, a ejemplo del beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero, se convierta en voz de aquellos cuya voz está siendo silenciada y apagada.

Instamos a que promueva, en las diferentes oficinas de Pastoral Social, presentes en todas las diócesis del país, observatorios de derechos humanos que documenten y recojan las sistemáticas agresiones que está sufriendo la población en este contexto postelectoral, para poder acompañar a las víctimas, fieles al mandato del Señor. Información que sustente las denuncias que, como Iglesia profética, debemos hacer nacional e internacionalmente, para aportar a este mundo en paz que soñamos y anunciamos día a día. Felicitamos y respaldamos a la Pastoral Social de la diócesis de San Pedro Sula que ha iniciado ya esta valiente tarea.

Instamos a la comunidad cristiana en general (vida religiosa, clero diocesano y fieles laicos) a acompañar de manera activa y propositiva el proceso que está viviendo el pueblo hondureño. Si nos mantenemos al margen de la situación, corremos el riesgo de que la población se sienta traicionada y abandonada a su suerte. La lucidez de los criterios evangélicos nos debe animar a todos para colaborar en la consolidación de una sociedad en paz basada en la justicia.

Deploramos con profundo dolor las víctimas mortales -ya más de 15- y los heridos que esta crisis está dejando. Nuestra oración por las familias que tendrán que vivir este Adviento y esta Navidad en la experiencia de la cruz.

Queremos comprometernos con el pueblo hondureño con nuestra oración y nuestro efectivo seguimiento del desarrollo de los hechos a través de nuestra oficina en la ONU y el Equipo de Solidaridad y Misión de los Misioneros Claretianos presentes en el continente; y con la oportuna denuncia de todo aquello que siga lesionando y violentando la vida de nuestras hermanas y hermanos en ese querido país.

En la esperanza del adviento y en compañía del corazón de María, 14 de diciembre del año 2017.

P. Mario Gutiérrez Medina, cmf, Presidente de la Conferencia de Misioneros Claretianos en América – MICLA

P. Rohan Dominic, cmf, Representante de la ONG Claretiana en la ONU

P. César Augusto Espinoza Muñoz, cmf, Coordinador del Equipo de Solidaridad y Misión de MICLA

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario