Con procesión concluyó Fiesta a la Virgen de la Candelaria 2011

Cuando la capital de la región de Atacama, sigue con su vida habitual y sus habitantes se reintegran a la cotidianidad, en el sector del otrora Pueblo San Fernando, paulatinamente se apagan el sonido de los tambores, cajas, tubas y trompetas, que acompañan a los cientos de danzantes que durante tres días expresaron su fe, por medio de la danza, a la chinita Candelaria, más conocida como la patrona de los mineros.

Desde el pasado 27 de enero el Obispo de la Diócesis, Gaspar Quintana, fue entregando su catequesis, basada en la revisión de la exhortación del Papa Benedicto XVI sobre la Palabra de Dios, reflexiones que se extendieron todos los días de la novena. Siendo la fiesta de la Virgen de La Candelaria una de las de mayor importancia a lo largo del país, en esta ocasión fueron más de 60 los bailes religiosos que participaron en los días de solemnidad.

Con sus danzas, cantos y vistosos trajes, expresaron su fe y su agradecimiento a la Madre de Cristo, “convencidos de que quien baila y canta ora tres veces”. A lo largo de los años la festividad ha ido madurando, en esta versión se pudo apreciar una gran cantidad de fieles, los que participaron en cada una de las celebraciones programadas para la ocasión.

En la retina quedan las más de 5.000 personas que iluminaron la noche en la procesión de las candelas y los miles de padres que con sus hijos en brazos pidieron la bendición el pasado 02 de febrero. Le sigue en la memoria el esquinazo con que se dio inicio al día de la Virgen y el encuentro con los enfermos. También están presentes los trabajadores mineros y el agradecimiento especial por el rescate exitoso de los 33 de la San José.

Procesión de despedida

Al igual que el domingo, pese al intenso calor, los integrantes de los bailes religiosos se preparan para sacar a recorrer, por última vez en esta edición de la fiesta, las imágenes de la Virgen de las Candelas. Los anderos alistan sus botellas con agua y encaminan la imagen original (aquella encontrada por Mariano Caro Inca el año 1780), hacia el atrio del Santuario, presidiendo la salida de los primeros grupos de danzantes.

Uno a uno van presentando sus respetos y se encaminan al recorrido por las calles cercanas a la Capilla y en el camino, miles de peregrinos esperan el paso de la procesión. En el ambiente se mesclan los sones de los chinos tradicionales, con los bronces de las diabladas y aquellas agrupaciones que unen la música con el baile. AL dar inicio, el pastor de la diócesis, llama a realizar con el corazón limpio la “caminata de la fe” y ante la frase “vamos en la paz del Señor, se rompe el silencio con los instrumentos de aquellos que durante todo el año se han preparado para este momento.

Las palabras del Obispo

Mientras va avanzando la procesión, conversamos con el Obispo, Gaspar Quintana, sobre el sentido de la Fiesta y nos indica que “todo acontecimiento como este, nos ayuda a todos, pastores y fieles, a renovar nuestra fe en Jesucristo el Señor. Nos permite aprender a ver a María como servidora de su Hijo, teniendo en el centro de su corazón el evangelio del Señor. Yo creo que no se debe perder nunca de vista que esta es una fiesta.

Es una fiesta de la fe, por eso el baile, la música, el ritmo, los cantos, porque son una expresión alegre de la fe, especialmente sabiendo que en el centro de todo ello esta Jesucristo el Señor y Salvador y todos. Por ello somos llamados por medio de Maria a seguir a su hijo Jesús”.

En el mismo sentidos la autoridad eclesiástica señala que “Lo importante de este año, entre otras cosas, es que el centro del mensaje lo hemos tomado de la carta que el Papa Benedicto XVI acaba de sacar a todo el mundo, en distintos idiomas, sobre la palabra de Dios. Por ello todos los temas, los cantos , las aclamaciones han estado centrado en lo que significa la Palabra de Dios para el pueblo cristiano”, enfatizó.

Adicionalmente el Padre Gaspar, nos señala que motivos para dar gracias hay muchos: “ este acto nos ha permitido dar gracias al Señor por los 200 años de nuestra Patria, y de modo especial por lo que significo el rescate de los 33 mineros, que también ha sido una intención que ha estado muy presente durante esta celebración, como acción de gracias por haberlos rescatado, para alegría de todos, sanos y salvos”, concluyó.

Testimonios

En otro aspecto, en esta procesión final, conversamos con promeseros, con madres, padres, músicos, anderos y personas que cumplían sus mandas. De todos ellos sólo podemos señalar la frase común “Estoy acá para dar gracias, eso me motiva para estar presente frente a la Virgen hoy” y al observar el esfuerzo, que se acrecienta con el calor, nos sentimos privilegiados al ser testigos de una de las muestras de fe más grandes de nuestro país. Con el retorno al Santuario, comienzan las despedidas y entre cantos y lágrimas, cada uno de los peregrinos promete regresar en un año más y al son de trompetas y tambores se escucha parte de la oración “Virgen de la Candelaria… bendice nuestros hogares, alcánzanos trabajo y salud… para que dóciles al Espíritu Santo, sepamos construir una Nación de hermanos… en nuestra tierra de Atacama”.

Fuente: Diario Chañarcillo

Sin comentarios

Deje un comentario