Comunidad de Montevideo, Uruguay

La historia.

Quizá de todas las capitales sudamericanas sea Montevideo la que más interpretaciones tiene a la hora de investigar su nombre de origen. Que el asunto se relaciona con un pequeño monte que quiebra la línea del paisaje costero visto desde el mar, no cabe la menor duda.

Pero que las dos últimas sílabas de la palabra sean originadas por el “vidi” que dijo un marinero en 1520 desde una de las embarcaciones de Fernando de Magallanes, o sea el “vide eu” que gritó un portugués al divisar el cerro, o sea un dato de la Carta portulana por ser el sexto monte que se ve en la costa cuando se navega por el Río de la Plata de este a oeste (VI de E.O), o sea un homenaje a un obispo de Portugal llamado Ovidio… no se sabe. Lo cierto es que hoy día se alza como una hermosa ciudad-bahía, capital de Uruguay, reconocida por su cultura, su sentido cívico, sus playas y su fútbol.

Primero fueron los portugueses los que levantaron paredes y fortificaciones en esa costa , después llegaron los españoles quienes la denominaron como “Santiago y Felipe de Montevideo”, le instalaron 50 familias provenientes de Canarias, unos mil indios tapes (guaraníes) y unos cuantos africanos llegados como esclavos de origen bantú.

La pobre aldea de los comienzos se tranformó con el tiempo en el puerto principal del Virreinato de La Plata, antes que Buenos Aires se convirtiera en potencia.

En los días de la independencia, a comienzos del siglo XIX, Montevideo se distinguió por la lealtad a la causa libertaria. Unido a Buenos Aires envió de regreso a sus tierras a la piratería inglesia que alcanzó a estar unos 8 meses como dueños de la ciudad y cuando los realistas de la causa española, a su vez, fueron sacados de Buenos Aires y quisieron asentarse en la orilla del frente del Río de la Plata, don José Gervasio Artigas, el general gaucho los expulsó en 1814. Pero como la tierra era hermosa y apetecida, entonces llegaron de nuevo los portugueses con deseos de anexarla a Brasil, en 1816. Por fin, los 33 Orientales con Lavalleja al frente puso orden a las cosas, liberó al país y lo consolidó poniendo como capital de la nación a Montevideo, en 1828.

Creció, a pesar de las inevitables luchas internas por el poder tras la independencia, como una nación libertaria. Uruguay aprobó la Ley de divorcio y el derecho de sufragio de las mujeres en 1907. Su rostro oficial pasó a ser de un país de librepensadores. Buena tierra para despertar el interés de los misioneros.

Presencia claretiana.

Entre 1908 y 1910 se establecieron dos comunidades claretianas en la capital uruguaya. La primera fue en la zona popular con alta presencia de obreros ferroviarios en Peñarol, a unos diez kilómetros del centro de la ciudad. Desde esa ubicación, con una residencia estrecha y con una capilla que realizaba algunos servicios de pastoral parroquial, los misioneros empezaron a recorrer el país. Pronto se dieron cuenta que para favorecer los desplazamientos era necesario fundar una parte más central de Montevideo. Así surgió y se realizó la apertura de una comunidad como capellanes del Convento del Buen Pastor que duró desde 1909 a 1923.

 

El Administrador Apostólico de la arquidiócesis, un redentorista alemán de primero disparaba y después apuntaba, declaró ese templo como parroquia (de la Santa Cruz) y sin preguntarle a nadie la encargó a los capellanes. Así los misioneros tuvieron que asumir como párrocos en la ciudad. En 1923 los claretianos buscaron y encontraron espacio propio y dejando el Buen Pastor levantaron templo y residencia en la esquina de las calles Inca y Pagola. No llegaron solos. Acompañándolos se fue con ellos la sede parroquial de la Santa Cruz.

El templo, convertido ya en parroquia Corazón de María, según una nueva denominación, empezó por la década de 1930 a convertirse en un centro de devoción popular a San Pancracio. Pocos años después, gracias a las generosas y constantes donaciones de los devotos del santo mártir, se fue creando y acrecentando hasta el día de hoy una importante obra social: consultorio médico, comedores gratuitos, ayuda a otras parroquias más necesitadas etc.

Por 1952 los misioneros se establecieron en Pocitos, un barrio distinguido de la ciudad y levantaron allí casa y templo dedicado a Nuestra Señora de Fátima, el que declarado parroquia dos años más tarde.

En 1955 se inauguró el colegio que también llevaría el título de Fátima.

Eran los años en que los claretianos en Uruguay fueron declarados Visitaduría en vistas a un mayor crecimiento lo que no se produjo a la larga y esas comunidades volvieron a formar un todo con las comunidades en Argentina.

Direcciones:

COMUNIDAD MISIONERA
Inca 2040
C 11800 – Montevideo
R.O. del Uruguay
Tel. (598) 02 408 5152
409 1319

PARROQUIA NTRA. SRA. DE FÁTIMA
Brito del Pino 1344
C 11300 – Montevideo
R.O. del Uruguay
Tel. (598) 02 707 4739
Email: nsfatima@redfacil.com.uy

COLEGIO Y LICEO NTRA. SRA. DE FÁTIMA
Brito del Pino 1344
C 11300 – Montevideo
R.O. del Uruguay
Tel. (598) 02 708 4311/44
Email: cofatima@redfacil.com.uy

PARROQUIA CORAZÓN DE MARÍA
Inca 2040
C 11800 – Montevideo
R.O. del Uruguay
Tel. (598) 02 408 5152
409 1319
Email: cmfinca@adinet.com.uy

Misioneros claretianos:

 

Jorge Alonso

Jorge Alonso

Carlos Kunitzki

Carlos Kunitzki

Sojan Abrahan

Sojan Abraham

Hernando Pulido Pulido

Hernando Pulido Pulido

Ovidio Ortigoza

Ovidio Ortigoza

José María Gómez

José María Gómez

Siby Thomas

Siby Thomas

2 comentarios

  1. ROBERTO PRIETO CAMPO dice:

    CONTENTO DE SALUDAR AL P.JOSE MARIA GOMEZ,LUEGO DE HABERLO TRATADO POR VARIOS AÑOS EN BAHIA BLANCA-PARROQUIA SAGRADO CORAZON DE JESUS,MI ABRAZO Y ESPERO RESPUESTA-

  2. carmen Di Sera dice:

    Estimados Padres y Hermanos Claretianos. Escribo desde Buenos Aires, Paternal ex Consolata (del Corazon de María Claretianos). Quiero saludar al Hermano Pulido en el dia de su cumpleaños 12/12/17. No puedo comunicarme telefónicamente. Permanentemente ocupado y hay un grabador sin posibilidad de dejar mensajes.
    Por favor hacerle llegar mi saludo al Hno Pulido y extensivo a la comunidad.
    Que me envie su correo electrónico u otro telefono disponible. Gracias. saludos. Carmen Di Sera.

Deje un comentario