Comunidad de Bahía Blanca, Argentina

La historia.

Cuando había marea baja y el sol evaporaba la humedad de las salinas, desde los veleros se veían estribaciones blancas por sobre los cangrejales. Fue llamada entonces Bahía Blanca. También la llamaron Bahía de Buenos Cables. Las embarcaciones venían a cargar aceite de foca y a buscar provisiones para seguir al sur y dar la vuelta al mundo.

[slideshow_deploy id=’10339′]

Ahora es una ciudad de puerto ubicada al sur de la Provincia de Buenos Aires. Allí se ha levantado con el tiempo, desde su fundación  en 1828, una ciudad (declarada como tal en 1895) un  centro importante en el comercio, la cultura y la educación en Argentina.

La que fue una simple fortaleza militar y marinera, con la intención de defender lo que se estaba quitando a los habitantes originales (los “indios”) y cuidar el territorio de las apetencias de la flota del Brasil, hoy día tiene una población de unos 300.000 habitantes. Tiene clima “pampeano” y aunque la temperatura mínima casi nunca ha llegado a 0 grado en invierno, los fuertes vientos la hacen una ciudad fría. En verano la temperatura puede llegar a 32 grados en los meses de diciembre a febrero.

140px-Escudo_bEl habitante de Bahía Blanca es llamado Bahiense.

Himno a Bahía Blanca

Letra: Carlos A. Leumann

Música: Pascual de Rogatis

Por nacer entre océano y pampa,:

con el cielo por límite azul,

a infinita grandeza te orientas

y es tu nombre una imagen de luz.

Mensajero tal vez de los Andes

tu barranco se yergue ante el mar,

para un cóndor audaz cuyo vuelo:

se llamase a progreso inmortal.

en la patria tu ingente labor;

por la patria tu impulso es un vuelo,

para un cóndor audaz cuyo vuelo:

por la patria tu vida es amor.

Coro

Entre el mar infinito y la pampa

vas creciendo, animosa ciudad,: (bis)

y en la imagen de luz de tu nombre

se presiente tu gloria mundial.

Presencia claretiana.

Para los misioneros fundar comunidad en Bahía Blanca era abrir la puerta para el servicio evangelizador hacia el sur de Argentina. En 1908 y gracias al apoyo de los salesianos se pudo instalar posición en las cercanías de la ciudad, en un paraje llamado Punta Alta. Para ganarse a la población abrieron una rudimentaria escuela que consistía en un espacio de tres x tres y sin cielo raso al interior la misma sacristía de la capilla.

[slideshow_deploy id=’10345′]

En 1910 se dejó Punta Alta y se arrendó una casita ya en la ciudad. En 1911 el superior general que visitaba Argentina, P. Martín Alsina, recomendó comprar algo propio y así se llegó al predio en la calle Zelarrayán nº 741, dejando expreso mandato de no abrir escuela. Dos años después ya se había levantado una construcción en donde la capilla provisoria ocupaba la planta baja mientras la comunidad habitaba en la planta superior. En 1923 ya se pudo iniciar el trabajo de templo y vivienda definitivas. Y dejando de lado la prescripción del P. General en 1911 de no abrir escuela, en 1928 se adquirió un terreno adjunto con la intención de instalar un centro educativo.

Una tarea interesante de los misioneros fue la de dar constantemente ejercicios espirituales al clero de la diócesis creada en 1935. Para ello destinaron una parte de la casa de la comunidad.

En cuanto a la obra educadora,  pasarían muchos años hasta que el colegio Padre Claret  diera  inicio (1962) a su cincuentenaria historia que tanto bien a aportado en la formación ciudadana y cristiana de Bahía.

Diez años antes de la inauguración del Colegio, fue creada la parroquia Corazón de María (1951).

Direcciones:

COMUNIDAD MISIONERA
Zelarrayán 741
B8000CEO – Bahía Blanca
Buenos Aires – Argentina
Tel. (54) 0291 400 7730

PARROQUIA CORAZÓN DE MARÍA
Zelarrayán 741
B8000CEO – Bahía Blanca
Buenos Aires – Argentina
Tel. (54) 0291 400 7731

COLEGIO PADRE CLARET
Paraguay 126
B8000CEO(HXD) – Bahía Blanca
Buenos Aires – Argentina
Tel. (54) 0291 452 3390
400 2642/43/44
481 4431 casa de retiros
400 2645
Web: www.claretbb.edu.ar

Misioneros claretianos:

Francisco San Martín

Francisco San Martín 

José Miguel Celma

José Miguel Celma

Eduardo Rikert

Eduardo Rikert

Sin comentarios

Deje un comentario