Cinco nuevos seminaristas en Paraguay

Este año 2012 ingresaron cinco jóvenes –cuatro de Lambaré y uno de Asunción- al Seminario Claretiano de Paraguay. Ellos cuentan por qué quisieron ingresar:


GABRIEL MANSITO

GABRIEL MANSITO

GABRIEL MANSITO

Para mí existen varias respuestas por las que quise ingresar al Seminario:

– Porque quiero seguir el camino de Cristo;

– Para ser una mejor persona que da todo de sí para aportarlo a la comunidad y se siente alegre con lo realizado;

– Para discernir mis conocimientos y actitudes, e interpretar lo que Dios quiere de mí en la vida.

JUAN ASCURRA

JUAN ASCURRA

Soy de la ciudad de Lambaré. Actualmente estoy en el Seminario Claretiano porque decidí responder al llamado de nuestro Señor. Estoy muy contento por esta decisión y la fortalece más el haber elegido bien la comunidad porque Congregación Claretiana es Misiónera y esta con los más necesitados.Y eso me mueve bastante. Estoy muy feliz de ser parte de esta Familia que vive “Al Estilo de San Antonio María Claret”.

FRANCISCO JAVIER

FRANCISCO JAVIER

FRANCISCO JAVIER

Conocí a los Misioneros Claretianos gracias al Encuentro de Jóvenes Vocacionados que se realizó en el Colegio de las Teresianas de Asunción. Allí la Hermana Alicia, Hermana de la Caridad de Santa Juana Antida, me presentó al seminarista claretiano Ovidio Ortigoza, quien rápidamente me introdujo a la gran familia que alberga en el Seminario Claretiano de Lambaré.

Hoy en día me encuentro en el Seminario para así poder alimentar la llama espiritual que me fue concedida por el Espíritu Santo, dar respuesta a todas mis inquietudes y en futuro próximo poder ser anunciador y servidor de la Palabra de Dios.

DIEGO MEDINA

DIEGO MEDINA

DIEGO MEDINA

La historia del por qué estoy en el Seminario Claretiano empieza básicamente y a grandes rasgos así: el año pasado estaba en el segundo año de la carrera de Trabajo Social; estaba en un mundo con proyectos e ideales en donde Dios no tenía tanta relevancia. Sin embargo al descubrir el rostro de Jesús en las visitas a los enfermos, en los encuentros juveniles y en el compartir con los niños pobres, mi vida cambió radicalmente; tanto que sentí el llamado de Dios y descubrí que la vida misionera era y es el lugar en donde más siento la acogida del Padre Dios.

GONZALO D. GONZÁLEZ MARTÍNEZ

GONZALO D. GONZÁLEZ MARTÍNEZ

GONZALO D. GONZÁLEZ MARTÍNEZ

Mi historia de cómo hoy estoy en el Seminario Claretiano se remonta a octubre 2011, cuando por medio de un gran amigo conocí la casa de los Misioneros Claretianos y compartí con los miembros de la comunidad. En un primer momento compartí con ellos jugando futbol; luego ya compartimos la merienda o la cena; también comencé a compartir con ellos la Palabra de Dios y la Eucaristía.

Posteriormente el haber realizado diversos tipos de misiones acompañados por el grupo de las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antida en que visitábamos los enfermos, ancianos, y también el hecho de haber compartido con los niños más necesitados… todos estos hechos fueron algo muy especial y significativo para mi y me llegó bastante y sentí el encuentro de un amigo muy especial llamado Jesús, el cual sé que quiere algo más de mí. Por ello estoy donde estoy, y le digo SÍ a su llamado.

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario