Así vivieron los claretianos de Paraguay la visita del Papa Francisco

papafranciscoCon gran entusiasmo y alegría vivió la comunidad de Lambaré la visita apostólica del Papa Francisco a Paraguay, instancia en la que muchos de ellos participaron como “servidores”.

El día 9 de julio el P. Ángel Pérez realizó una misa de envío para los servidores de la parroquia y los peregrinos. La eucaristía contó con la presencia de gran cantidad de jóvenes ansiosos por la llegada del Pontífice.

Al día siguiente en la Avenida Mariscal López, una de las principales de Asunción, quienes se habían inscrito y capacitado como “servidores”, ocuparon sus lugares para proteger la vía y permitir el tránsito fluido del Papa Móvil. No solamente había jóvenes voluntarios, sino que familias completas e incluso una señora de 60 años animaban la larga espera y se aprestaban a resguardar el paso del Papa por la ciudad. Fue una larga espera, amenizada con cantos cristianos, oraciones,  pero sobre todo juegos y alegría. Aunque había pronóstico de tormenta, solamente se produjo una leve llovizna, animando aun más a los peregrinos y personas que estuvieron todo el día esperando el paso del Papa.

Cerca de las 7 de la tarde se produjo la algarabía general, momento en el que los servidores unieron sus brazos haciendo una cadena humana para impedir el paso del público hacia la vía, al anunciarse el inminente paso del Papa. Entrega y preocupación por la seguridad de todos fue demostrada por estos servidores claretianos; también ellos estaban muy contentos de ver de cerca al Papa, pero no abandonaron su puesto y con una pie adelantado resistían la presión de la multitud. Fueron segundos de emoción, gritos, llantos los que compensaron todo un día de espera. Tras un emocionado abrazo, en el que se fundían servidores, peregrinos y público en general, todos regresaron a casa con la alegría del deber cumplido.

Por su parte el P. Angel recibió una invitación especial para estar en Ñu Guasú el sábado concelebrando con el Papa, junto a varios obispos, ya que algunos de ellos del interior del país no alcanzaron a llegar, cediendo los lugares a representantes de congregaciones religiosas.

0 comentarios

Puede ser el primero en dejar un comentario. ¡Anímese!

Deje un comentario